Confianza en el equipo

La confianza es un factor clave para el desarrollo personal y profesional, sobre todo cuando se trata de ejercerla con los compañeros que te rodean a diario en el trabajo. Tener confianza en uno mismo y saber depositarla en los demás, incide en la motivación a la hora de realizar cualquier tarea y del resultado final de la misma.

Por eso, el hecho de formar parte de una organización supone estar conectado con un equipo y éste se compone, no lo olvidemos, de personas. La interdependencia no solo es inevitable, sino que resulta necesaria para alcanzar objetivos. Al final, toda decisión que se tome afectará en mayor o menor medida al trabajo del colectivo.

blog

Errar es humano. Asumir y reconocer un error, también. El trabajo en equipo contribuye a una mejor solución de cualquier problema y evita que la responsabilidad del fallo recaiga en una única persona, sino que se reparta en el grupo. Si el éxito es compartido, el fracaso también. Y es el fracaso el que ayuda a mejorar y el que hace aprender. El equipo ampara, protege.

Y mejor que hablar de un líder de equipo, lo ideal es compartir ese liderazgo. El líder más inteligente es el que apoya el desarrollo de su talento personal en el talento de los demás miembros. De esta forma se ejerce un liderazgo múltiple que fomenta el sentimiento de pertenencia a un colectivo y convierte a sus miembros en embajadores de la marca para la que trabajan.

En definitiva, hay que confiar en el resto de compañeros previamente confiando en uno mismo, claro está. De hecho sin esta confianza en nuestro interior, ni en las personas que nos rodean, lo más probable es que el equipo no pueda desarrollar todo el talento y potencial que posee.

Leave a Reply